Binevenido Octubre

La época en que las personas  siempre están de buen humor, y no es para menos, si empieza una de las mejores estaciones del año: el otoño.

El otoño me gusta porque trae consigo mañana frescas con olor a frutas secas y calabaza.  Las hojas de los arboles comienzan a caer y crean un ambiente cálido para disfrutar cada día de una rica y calientita taza de te; acá en Londres así es.

El fin del verano trae consigo la maduración de ciertos frutos que encuentran en el otoño su máximo esplendor, ¿quien de nosotros no espera Octubre para comer unas ricas y jugosas mandarinas?

Las frutas de otoño siempre me inspiran para crear nuevas combinaciones en mis platillos; las manzanas, los arándanos  y las moras siempre están presentes para darle a mi comida este toque especial, además de  estar repletas de una gran cantidad de antioxidantes, tienen un sabor delicioso y son muy fácil de consumir y combinar con cualquier platillo. También podemos sacarle provecho al crear postres, mermeladas y salsas con estos frutos para nuestros platillos. 

En lo personal, me encanta que  me ayudan a afrontar el cambio de clima, reforzando mis defensas y así prevenir resfriados y esto es bueno, en especial  ahora que vivo en una ciudad donde la mayor parte del tiempo hace un clima húmedo, debo nutrir mi cuerpo de antioxidantes.

Frutos Rojos

Los frutos rojos son propios del otoño. Las avellanas, las bellotas, las castañas, las grosellas y las nueces comienzan a cubrir gran parte de los bosques de todo el mundo. Ha pesar de que casi todo el año podemos encontrarlas en las tiendas, el otoño es la mejor época para consumirlas, debido a que su sabor y propiedades son las mejores en estos meses. La principal característica de las frutas otoñales y los frutos rojos es la gran cantidad de propiedades beneficiosas que preparan a nuestro cuerpo para afrontar con mayor energía los fríos de invierno, reforzando nuestro sistema inmunológico.

img-20160927-wa0008

La granada, particularmente, es originaria de la cordillera del Himalaya, pero se cultiva ampliamente en toda la región del mediterráneo y algunas partes de la India, África y Asia. Es una fruta pequeña que crece en árbol, su cascara es bastante dura, lo comestible y nutritivo se encuentra en sus semillas. Normalmente son de color rojo- púrpura o amarillo- naranja. Contiene una gran cantidad de antioxidantes y su jugo es una gran fuente de vitamina A, C y E. Es baja en calorías y rica en fibra. Además de sus propiedades antioxidantes, ayuda a la buena digestión y a tener un mejor aspecto en nuestra piel. Mejora la calidad de nuestros huesos y nos ayuda a mantener una buena función cardiovascular.

Como ya lo he dicho antes, la mejor parte de las frutas y verduras es que cada temporada tenemos infinitas variedades para cada gusto. Así que esta temporada es para mezclar y disfrutar de estas delicias todos los días, y naturalmente estaremos reforzando nuestras defensas y nutriendo nuestro cuerpo.

OCTUBRE, ME SORPRENDES!!